Jure rechaza los dietazos y propone que los funcionarios de los tres poderes cobren en base al salario mínimo, vital y móvil.

«Lo demás es demagogia porque las papas queman» afirmò

El proyecto presentado por segunda vez por la diputada Patricia Jure (FIT- Partido Obrero) establece que la dieta salarial de todos los funcionarios del poder ejecutivo, legislativo y judicial equivaldrán a cuatro (4) veces el importe del salario mínimo, vital y móvil vigente nacionalmente. Es decir, una canasta familiar.
Asimismo establece que tanto el patrimonio, su origen, como los ingresos comprendidos en esta Ley serán de público conocimiento mediante declaración jurada pública anual con la evolución patrimonial con detalle de origen de fondos, entre otros. Anula el art. 4º de la ley Nº 2.915 que permite que la dieta tenga el enganche automático con los aumentos a los trabajadores/as legislativos. Y a su vez plantea que la actualización será de acuerdo a la evolución del Salario Mínimo, Vital y Móvil. La suma incrementada en la dieta del mes de abril, cubrirá los incrementos establecidos en el SMVM hasta su concurrencia.
Al respecto la diputada Jure señaló: “La dieta salarial de un diputado provincial es de alrededor de 250.000 pesos. Se trata de 6 veces más lo que cobran muchos trabajadores del Estado. Y ni hablar de quienes están bajo contratos precarios o programas, siempre por debajo de la línea de pobreza. Hay que agregar la extendida corrupción de funcionarios y legisladores que han engrosado sus patrimonios de manera fabulosa y los desfalcos del patrimonio público a través de negociados de la patria contratista que involucran a todos los bloques capitalistas que ejercen o han ejercido el Poder Ejecutivo nacional o a nivel provincial, como se evidenció en su momento con los escándalos de las valijas, la ruta del dinero de la obra pública, las tomas VIP, etc. Ampliando la corrupción de un Estado al servicio de los capitalistas y de la banca acreedora. Algo que es muy elocuente en nuestra provincia donde este año se pagarán miles de millones de pesos de una deuda usuraria y dilapidada, pero se otorga un mísero 15% de incremento salarial para el conjunto de los estatales y se niega el reclamo de las y los trabajadores de Salud.”

“Ahora que las papas queman, en este caso el dinero del dietazo en medio de una huelga con apoyo popular, algunos diputados nos vienen con el cuento que renuncian al aumento. Es el precio de lavarse la cara. Caraduras! Les quedan otros 220 mil pesos en el bolsillo al que no renuncian entre otros privilegios. De acuerdo al programa del Frente de Izquierda un diputado debe ganar igual que un trabajador calificado. Y siempre hemos aportado la diferencia a las luchas, a los comedores que el Estado desfinancia y hemos renunciado a las jubilaciones de privilegio.
Por eso hemos propuesto que se equipare al monto de 4 salarios mínimo, vital y móvil o la canasta familiar que es lo mismo. Veremos que votan esta vez, porque cuando lo presenté en 2017 lo rechazaron. Que los diputados que se rasgan falsamente las vestiduras, vayan a buscar nuestro aporte a los piquetes, comedores y las tomas que se inundan con una tormenta. Con esta cortina de humo hedionda no podrán ocultar que son los responsables de ajustar a la clase trabajadora antes y durante la pandemia. Que solamente ofrecen un bono miserable a quienes enfrentan el COVID en los hospitales. Que respondan a las demandas de la lucha de salud, a la que apoyamos activamente y nos jugamos enteros por su victoria. Nos nos van a venir a correr unos criminales y arribistas de cuarta” Sentenció la diputada

Sé el primero en comentar

Deja un comentario