Controles y menos viajes para espantar al coronavirus

Para sortear la segunda ola de contagios, Nación acordó con las provincias mayor control limítrofe, desalentar los viajes al exterior e intensificar el aislamiento de viajeros.

Controles y menos viajes para espantar al coronavir... | Página12

Frente a la amenaza de la llegada de una segunda ola de casos de Covid-19, el gobierno nacional está analizando implementar nuevas restricciones para evitar un rebrote y contener el ingreso de nuevas cepas del virus al país. Los ministros de Interior, Eduardo «Wado» De Pedro; de Seguridad, Sabina Frederic, y de Transporte, Mario Meoni, realizaron  una videoconferencia con los gobernadores de las provincias con pasos fronterizos, así como con autoridades del Ministerio de Salud, en donde acordaron reforzar los controles de las fronteras, reordenar los vuelos que traen a los 27 mil argentinos que se encuentran en el exterior e intensificar el control del cumplimiento del aislamiento de aquellos que regresan de viaje. El objetivo principal, tal como exhortó Alberto Fernández por cadena nacional la semana pasada, es desalentar el turismo al exterior. Si bien el gobierno aún no está analizando la posibilidad de prohibir los viajes internacionales, fuentes del Ministerio de Interior no descartan su eventual aplicación en el caso de empeorar el panorama epidemiológico. Se espera que el Presidente emita un decreto en los próximos días fijando las nuevas medidas.

Durante una reunión virtual que duró un par de horas, autoridades de los Ministerios de Interior, Seguridad, Transporte y Salud de la Nación –entre las que se encontraban la secretaria de Acceso a la Salud, Sandra Tirado, y la directora Nacional de Epidemiología, Analía Rearte– evaluaron, junto a los gobernadores de 10 de las 16 provincias con pasos fronterizos, la situación del tránsito internacional y analizaron diferentes medidas sanitarias para frenar la circulación del coronavirus. Todas las autoridades manifestaron preocupación por la llegada de nuevas variantes del covid-19 a partir del intercambio de turistas y coincidieron en la importancia de reforzar los controles. A pocos meses de la llegada del invierno, el gobierno está abocado a contener un posible rebrote, haciendo especial hincapié en impedir la expansión de las cepas con elevada contagiosidad que llegan desde otros países, como Brasil.  «Estamos trabajando con todos los ministros de Salud de las provincias en distintas medidas de control y en que se cumplan los aislamientos y los protocolos sobre todo en los casos de estos turistas que vuelven de viaje. También estamos desaconsejando salir del país a todos los turistas que quieran viajar al exterior», indicó el jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, en declaraciones radiales. 

Entre las medidas que fueron analizadas durante la reunión, uno de los ejes centrales fue el tema de la seguridad de las fronteras terrestres. «Se acordó reforzar con fuerzas de seguridad las fronteras para evitar el tránsito no habilitado», indicaron fuentes del Ministerio de Interior, haciendo hincapié en los límites con Brasil, Paraguay y Bolivia, países en donde la situación sanitaria está complicada. En Argentina las fronteras terrestres están cerradas desde el 24 de diciembre y el único tránsito autorizado para cruzar los pasos fronterizos es el del transporte de carga. Por este motivo, el gobierno también está analizando nuevas medidas de control, además de las postas sanitarias establecidas para choferes. A su vez, el Ejecutivo evalúa declarar como «esencial» al personal de aquellas áreas que cumplen funciones relacionadas con el control de fronteras, y buscará también acelerar su vacunación. Esto afectará tanto a las fuerzas de seguridad asignadas a las fronteras como a los inspectores de Migraciones y Aduana. 

«Hoy Ezeiza es la única entrada que tiene el país», aseguró Cafiero, y en esa línea se inscribieron el resto de las medidas acordadas con los gobiernos provinciales. Actualmente, hay alrededor de 27 mil argentinos y argentinas que se encuentran en el exterior y el objetivo del gobierno es que regresen «de forma ordenada y segura», para lo cual el Ministerio de Transporte informó que está realizando un reordenamiento de los vuelos. «No son varados, porque hay vuelos comerciales todavía», advirtieron desde el Ministerio de Interior a este diario. «Van a ir volviendo con normalidad. Lo máximo que puede suceder es que haya reprogramaciones de algunos vuelos para unas horas o días después debido a la disminución gradual de vuelos que está realizando Transporte. Estas reducciones, igual, tienen en cuenta la cantidad de argentinos que se hallan en el extranjero», indicaron. Respecto a los 143 chicos y chicas que se fueron de viaje de egresados a Cancún y quedaron atrapados en México luego de que varios dieran positivo de covid-19, en el gobierno volvieron a ser tajantes: «No son varados. Deben permanecer en el lugar hasta recibir el alta médica. Ni las normas de los países, ni las políticas de las aerolíneas y ni las las medidas sanitarias de nuestro país permiten que viajen pasajeros con Covid positivo», remarcaron.

Otro de los puntos sobre el que se hizo foco fue el que refiere al control del cumplimiento del aislamiento estricto para aquellas personas que regresan del exterior. El gobierno nacional le recordó a las autoridades provinciales la existencia del tablero online de Migraciones para vigilar el cumplimiento de la cuarentena obligatoria e instó a reforzar los controles. «Hay que recordar que las provincias son las responsables de realizar los controles de cumplimiento de cuarentena en cada jurisdicción y que el resultado negativo de los test no garantiza en un 100 por ciento que no estén cursando un contagio. Por este motivo sigue siendo obligatorio realizar el aislamiento de siete días cuando se regresa del exterior», indicaron desde la Dirección Nacional de Migraciones, cuya titular, Florencia Carignano, también participó de la videoconferencia con los gobernadores. El gobierno también baraja la posibilidad de trazar «corredores seguros» para el regreso de argentines provenientes del exterior –se calcula que el 70 por ciento de les que vuelven del exterior residen en la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires– y otras medidas de control sanitario, como la posibilidad de que sean les que viajen quienes deban pagar el PCR a la vuelta. 

Frente a los estragos que están haciendo algunas de las variantes del ocvid-19, como la Manaos, en diferentes países, tanto el gobierno nacional como los gobiernos provinciales coinciden en que la prioridad es evitar la circulación de las cepas que llegan del exterior. Así lo sostuvo también el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, durante una conferencia de prensa en la que destacó que «va a haber que controlar a los turistas que estén regresando mucho más activamente» (ver aparte). Hasta el momento, la política del gobierno fue la de desincentivar, a través de diferentes herramientas, los viajes de turismo al exterior. Además de cancelar varios vuelos que van y vienen de Argentina, el gobierno obliga a firmar una declaración jurada a quienes quieran viajar en la que los hace responsables de las consecuencias que les traiga viajar en pandemia y en la que el Estado nacional advierte que no se hará cargo de la repatriación en caso de cerrarse las fronteras. «La idea es que la gente entienda que no es un buen momento para viajar. No queremos llegar a la medida extrema de prohibirlo, pero eso no quiere decir que, en el día de mañana, no se pueda volver a un cierre temporal de las fronteras en el caso de que empeore la situación epidemiológica», indicaron desde el gobierno. De momento, las medidas analizadas junto a los gobiernos provinciales fueron elevadas a Casa Rosada y se espera que, el miércoles o el jueves, el presidente Alberto Fernández emita un decreto formalizándolas. 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario