Semana de la lactancia materna: ¿Por qué es la clave para no enfermarse?

Según estudios está demostrado que la leche materna asegura un óptimo desarrollo psicológico, nutricional, hormonal e inmunológico, ya que contiene más de 370 componentes específicos y nutrientes que ayudan a no contraer enfermedades.

La Organización Mundial de la Salud recomiendan la lactancia materna como el mejor alimento para el bebé durante sus primeros 6 meses de vida. Incluso aconsejan que la mamá continúe dando el pecho al niño junto con la alimentación adecuada para su edad hasta los 2 años de edad.

No sólo es alimento más completo que la madre puede dar a su hijo, sino que además es altamente beneficioso tanto para el bebé como para la mamá por sus propiedades.

La leche materna es por excelencia el alimento más completo

Según estudios está demostrado que la leche materna asegura un óptimo desarrollo psicológico, nutricional, hormonal e inmunológico, ya que contiene más de 370 componentes específicos y nutrientes que ayudan a no contraer enfermedades o infecciones tales como: síndrome de muerte súbita, obesidad infantil, diabetes, problemas digestivos, deficiencia cognitiva, cáncer, infecciones en las vías urinarias, diarrea, enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

NIÑOS SANOS, NIÑOS FELICES

La leche materna es segura e higiénica, tiene la temperatura adecuada y se digiere más fácilmente que cualquier otra leche o alimento. Especialistas coinciden en que amamantar es uno de los mayores actos de amor entre madre e hijo y una forma más de continuar el estrecho vínculo creado durante los nueve meses de gestación.

Un número cada vez mayor de estudios demuestran que la lactancia materna tiene, tanto a corto como a largo plazo, efectos beneficiosos sobre el sistema cardiovascular materno, pues actúa sobre factores de riesgo, tales como el nivel de lípidos, la obesidad, la presión arterial, la insulina y los niveles de glucosa.

Uno de los anticuerpos más importantes es la inmunoglobulina A, que es sintetizada y almacenada en el pecho. Su función es recubrir las superficies mucosas del aparato digestivo del bebé para impedir la entrada de bacterias patógenas y enterovirus. También brinda protección contra la escherichia coli, salmonella, estreptococo, estafilococo, neumococo, el poliovirus y el rotavirus.

Según un informe de la Sociedad Argentina de Pediatría, la lactancia materna reduce en un 50% el riesgo de hospitalización y muerte por enfermedades respiratorias. Y en relación a las enfermedades alérgicas, se ha mostrado un efecto preventivo en el desarrollo de eczema, conjuntivitis, y rinitis.

La lactancia materna, además de los beneficios relacionados con la promoción del vínculo madre-hijo y la interacción entre ambos es la más efectiva, natural, sencilla, y económica forma de prevención y disminución de las enfermedades.

BENEFICIOS DE LACTANCIA MATERNA PARA LA SOCIEDAD

La leche materna no sólo es beneficiosa para el bebé y la madre, también es útil para la sociedad en general:

  • La leche producida por la madre no necesita ningún proceso de elaboración, ni envasado, ni transporte. No hay gasto de energía ninguno y no hay de por medio un proceso de fabricación que sea contaminante para el medio ambiente. La lactancia materna es, por tanto, ecológica.
  • Incluso es económicamente ventajoso para la familia, que no ha de invertir una gran cantidad de dinero al año en leche artificial, biberones, calienta biberones, limpiadores especiales o la energía necesaria para esterilizar todo el material del bebé.
  • El ahorro se puede extrapolar a la sociedad que tendrá menos gastos en sanidad pública ya que los bebés amamantados por sus madres acuden menos a consulta del pediatra porque padecen menos enfermedades.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario