Cipolletti: Noemí Labrune quiere que su casa sea una residencia de la UNCO

La dirigente de la Asociación por los Derechos Humanos, donó su vivienda para una residencia de la Universidad. Allí viven 10 estudiantes de las carreras de Medicina y de Ciencias del Ambiente y la Salud.

Noemí Labrune, dirigente de la Asociación por los Derechos Humanos, donó su casa familiar ubicada en el barrio Rosauer de Cipolletti, para ser utilizada como residencia de la Universidad Nacional del Comahue. En dicha casa ya están viviendo diez estudiantes de las facultades de Medicina y de Ciencias del Ambiente y la Salud.

El Consejo Superior de la Universidad aceptó la donación y durante 10 años deberá llevar adelante un proyecto de autoabastecimiento de energía sustentable y realizar visitas guiadas a estudiantes secundarios, poniendo énfasis en la lucha por los derechos humanos en la región y, en particular, la figura de Leticia Veraldi, desaparecida en la puerta de la casa el 4 de julio de 1977.

“Al ponerle a una residencia estudiantil el nombre de una muchachita de 17 años, secuestrada en esa casa porque era militante de la Juventud Guevarista, esperamos que los estudiantes que pasen por allí evoquen lo que pasó durante la dictadura y, sobre todo, se encuentren con ese proyecto de los jóvenes de aquel tiempo de modificar, esa sociedad tan injusta y hacer de este país, otro país”, dijo Labrune.

Hace un tiempo Labrune ya estaba acondicionando la casa como residencia y alojaba estudiantes de manera gratuita. La referente de Derechos Humanos ya no vive allí y la habitación de la planta baja que utilizaba, fue transformada en un baño para personas con movilidad reducida. Los diez estudiantes que residen allí se encuentran comprendidos dentro del programa de becas de residencia de la UNCo.

La residencia estudiantil está ubicada en calle Villegas al 700, es una casona de dos plantas, en la que funcionan dos viviendas independientes. La dirigente, aclaró que esto no es una donación, sino que una restitución a lo aprendido en la Universidad.

Además “hay una ley de la Dictadura, que nadie se ocupó en derogar, que modifica las condiciones de herencia en una forma muy reaccionaria, que no pone impuestos, que tendrían que ser progresivos sobre las herencias, esos impuestos antes iban al Estado y eran muy necesarios, uno puede acumular mucho dinero mientras vive pero es en función de que el Estado ha puesto a disposición vías de acumulación capitalista y es lógico pagar un impuesto, la Dictadura suprimió estos impuestos, esa ley no se derogó y la familia Labrune decide por las suyas modificar esa ley de la Dictadura, es como si hubiera pagado un impuesto por esos bienes que yo recibí de mi padre y de mi esposo, ya fallecidos” detalló Labrune.

Las visitas guiadas se llevarán adelante por la Facultad de Turismo con el objetivo de poner en valor la lucha por los Derechos Humanos y para recordar a Leticia Veraldi, una estudiante secundaria de Vicente López, que fue enviada por sus padres a Cipolletti en abril de 1976, luego de que algunos de sus compañeros del centro de estudiantes fueran secuestrados y aparecieran calcinados en un vehículo. “Los papás de Leticia vinieron y nos la confiaron pensando que este era un lugar seguro”, recordó Labrune.

Cristian (Ushuaia), Julio (Las Lajas) y Sebastián (Chile), tres de los estudiantes que viven en la residencia expresaron la sensación de vivir en esa histórica casa:

“Estar acá es muy lindo, yo estoy desde hace seis años estudiando Medicina y estoy más que agradecido por todas las obras que hace Noemí, acá se viene a estudiar y recibimos el legado de poder ayudar el día de mañana a otras personas como nos ayudaron a nosotros”, afirmó Cristian, estudiante avanzado de Medicina.

“Yo entré el año pasado y no sabía nada, la había visto a Noemí Labrune alguna vez en la tele, empecé a investigar, a leer y comprendí lo valores que tiene, ella ya no vive acá pero viene todo el tiempo, está pendiente, nos reta”, contó Julio, estudiante de Enfermería.

“Esta casa es histórica, que va unida a una vida con sentido, un legado que ha dejado Noemí a lo largo de su vida, que nosotros seamos formados y aportemos a la educación pública, va de la mano con el trabajo de Noemí por una sociedad mejor, por una educación al alcance de todos”, afirmó Sebastián.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario