Schlereth dijo que “nuestra responsabilidad es legislar para traer soluciones”

El  legislador neuquino, expresó que “hay alternativas para que las dos vidas puedan seguir adelante y el Estado debe prevenir los problemas y defender siempre la vida”.

El diputado nacional por Cambiemos, David Schlereth, valoró la instancia del debate y señaló que  “este es un paso importante y necesario para  discutir sobre el rol del Estado frente a una problemática social” y consideró que “en ninguna circunstancia, el aborto es bueno para la mujer ni para el niño por nacer”.

Durante su intervención hoy en la Cámara de Diputados, Schlereth ratificó su posición en contra de la despenalización del aborto y respaldó la campaña “Salvemos las dos vidas”. Sostuvo además que “hay vida desde la concepción y que ello está determinado científicamente”.

Para el legislador neuquino “este debate representa el primer paso de un accionar que obligue al Estado a tutelar los derechos fundamentales que es cuidar las dos vidas. Bajo esa premisa,  todos los esfuerzos deben estar enfocados en prevenir y no en legalizar ésta práctica”, aseguró  Schlereth.

 “La legalización del aborto es legitimar incorporando a nuestro ordenamiento jurídico algo que sabemos no es bueno. Abortar no es bueno. No podemos sostener que atentar contra la vida de un nuevo ser puede ser una solución. Parte de nuestros males como nación,  es que hemos empezado a señalar lo bueno como malo”, afirmó  el diputado nacional.

En su alocución, puso el acento en que “la esencia del debate es la valoración de la vida humana, el derecho humano a la vida, el  reconocimiento de la dignidad, de su trascendencia, de su preeminencia por sobre el resto de los derechos humanos”.

Por otra parte, el legislador nacional cuestionó la desvalorización de posturas fundadas en valores religiosos por parte de sectores que están a favor de la legalización del aborto. “Soy un hombre de fe, y eso no menoscaba mis derechos y mis obligaciones”, dijo y agregó que “subestimar la postura de un ciudadano es autoritario, no es democrático descalificar el pensamiento o la conducta de miles de ciudadanos que se han manifestado en todas las provincias y afuera del Congreso, apelando a sus representantes para que defendamos las dos vidas”.

En esa línea, abogó para que “trabajemos en alternativas superadoras, muchas de las cuales ya son proyectos que  hemos presentado en este Congreso”, dijo.

Señaló que ésta tarea es obligación prioritaria del Estado, pero también de la sociedad y de cada uno de sus miembros. “Si queremos dar profundidad y seriedad al tema, más allá del resultado, debe haber un trabajo complementario de los deberes y responsabilidades desde todos los ámbitos, nacional, provincial, local y de la sociedad toda, para resolver preventivamente los problemas que terminan en la práctica de aborto”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*