Prefectura detectó grave contaminación del río Limay

Elaboró un informe sobre los puntos críticos. Asegura que en algunos horarios las plantas de tratamiento tiran crudo al cauce de agua.

Los desagües de Tronador y del arroyo Durán arrojan valores superiores a lo permitido de bacterias. Los análisis se realizaron con peritos judiciales.

Un nuevo informe muestra que en materia de Escherichia Coli, los números no le dan bien al río Limay. En base al amparo presentado por diputados y concejales de FPN-Une, la Prefectura Naval Argentina realizó varios análisis y sostiene que los resultados obtenidos superan los parámetros permitidos. Dicen que tienen información de que las plantas, por algunas horas, tiran crudo al río sin tratar.

“Muestra los niveles de contaminación a la salida de la planta Tronador y del arroyo Durán y están por encima de lo permitido. Los análisis fueron realizados con controles de peritos judiciales”, dijo el diputado Mariano Mansilla.

Según informaron la pericia encomendada a Prefectura Naval Argentina por la jueza federal Carolina Pandolfi, el 28 de marzo, acredita la existencia de valores de coliformes totales, fecales y Escherichia Coli más de 100 veces superiores a los parámetros fijados por la ley 25.688 y sus reglamentaciones.

Ante esto, y con el fin de impedir la proliferación de nuevos focos de contaminación, vuelcos de efluentes cloacales sin tratar o con tratamiento deficiente desde el dique Arroyito hasta la zona de PreConfluencia, Mariano Mansilla y Francisco Baggio presentarán hoy una medida cautelar. “Además pedimos que se designe un veedor judicial en cada una de las plantas de tratamientos para controlar si se efectúa un ‘by pass’ de líquidos crudos al río Limay y como funcionan las plantas. Según nos informaron algunos empleados, hay horas en que tratan los líquidos y horas en que tiran crudo para descomprimir, cuando no debería ir ni un litro sin tratar”, dijo Mansilla.

Hay tres amparos en curso: éste por el Limay que se presentó en febrero, hay otro por el río Neuquén y un tercero, de Tronador hacia abajo, sobre el río Negro. De los tres derivaron investigaciones penales.

“Nada funciona y debemos pensar en cuál debe ser el método para que el gobierno arregle las plantas de tratamiento. Las plantas están muy por debajo de lo que se necesita para tratar los líquidos cloacales. No alcanzan a cubrir ni un 50%”, dijo Mansilla y agregó que es necesaria la urgencia en que se deje de tirar materia fecal al río.

Según el escrito, la AIC en su Propuesta de Niveles guía de calidad de agua superficial para actividades en contacto directo establece el valor máximo de 1.250 NMP/100 de Coliformes Totales y de 200 NMP/100 de Coliformes fecales.

El tramo del curso de agua natural que bordea la isla 132 y regresa al brazo mayor del río presenta olores nauseabundos y proliferación de algas
16.000
bacterias de Escherichia Coli sobre cada 100 mililitros de agua se detectaron en la desembocadura del Durán.
12
veces se esperan son los máximos de referencia de coliformes totales.
3
son los amparos ambientales que se presentaron ante la justicia federal para frenar el arrojo de materia contaminante a los ríos.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario