Siete consejos si vas a manejar este fin de semana largo

Son sencillos de cumplir y te pueden ahorrar malos momento

Cuando se aproxima un fin de semana largo, quienes tienen la posibilidad de tomar unos días de descanso planifican qué lugar visitarán, dónde se alojarán y qué excursiones son las imperdibles. Menos atención se le presta al viaje, tanto de ida como de regreso. O peor: el único plan es cubrir la distancia en el menor tiempo posible para llegar al centro de esparcimiento elegido cuanto antes.

Esta ansiedad es perjudicial y potencial causa de accidentes de tránsito en la ruta. Por eso nunca está demás recordar algunos consejos muy sencillos de cumplir pero que pueden hacer nuestro viaje más agradable sin poner en riesgo nuestra seguridad, la de quienes nos acompañan y la de terceros que usan las mismas rutas.

1. No manejar cansado o con sueño. A veces se planifican viajes con punto de partido a la madrugada, o durante toda la noche, o tramos muy extensos para “ahorrar tiempo”. Los tanques de combustible de muchos vehículos tienen una gran autonomía y permiten cubrir largas distancias sin necesidad de abastecerse. Error. Lo ideal es detenerse cada 160 kilómetros o dos horas, descender del vehículo, estirar las piernas, tomar aire, despejar la mente y luego continuar.

2. Respetar las velocidades máximas. No es cuestión, después de una parada para descansar, de pisar el acelerador a fondo para “recuperar tiempo perdido”.

3. Atención con los sobrepasos. Si un vehículo intenta adelantarse, lo mejor es reducir un poco la velocidad y dejarlo pasar. Involucrarse en una carrera de velocidad es una decisión muy poco inteligente. Y si vas a sobrepasar al vehículo que te antecede, hacelo en un tramo recto, de buena visibilidad y seguro de que no tendrás que hacer una maniobra arriesgada a alta velocidad.

4. En caso de lluvia hay que ser el doble de prudente. Tené en cuenta que si vas a 100 km por hora vas a necesitar 110 metros para frenar totalmente el vehículo (sí, más de una cuadra). Y ya que estamos: controlá parabrisas, limpiaparabrisas y el depósito de agua para lavar el barro o suciedad en caso de ser necesario.

5. ¿Y con viento? En la Patagonia es muy común atravesar tramos donde sentís que el viento cruzado te mueve el vehículo de la ruta. También hay que tener cuidado cuando te adelantás a un vehículo pesado que oficia de cortaviento, y cuando salís de su zona de influencia podés sufrir un fuerte movimiento si no estás atento.

6. Es importante conducir a gusto, sentado en la posición correcta, y con los espejos retrovisores acomodados de tal manera que puedas ver los laterales y la parte posterior de tu vehículo.

7. Conducir a gusto implica además una buena compañía que nos ayude a hacer el viaje más ameno. Pero ojo con el mate/té/café/cigarrillo, que te pueden distraer del manejo.

¡Buen viaje!

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario