Por el histórico acuerdo con China dicen que bajará el precio del kilo de milanesas

Mariano Grimaldi , titular del frigorífico Logros
Mariano Grimaldi , titular del frigorífico Logros

Luego de 15 años de negociaciones, el gobierno del gigante asiático permitirá que Argentina exporte cortes con hueso (congelados y enfriados). Su valor duplica al de los cortes que se venden actualmente a ese país y generará, dicen, saldos que permitirá bajar el precio de algunos cortes, como las pulpas. Para Mariano Grimaldi, titular del frigorífico Logros, ahora “Argentina empieza a jugar un partido muy importante”.

Demorará entre 60 y 90 días para que un restaurante chino pueda comprar un costillar entero de vaca argentina, algo que nunca antes había podido hacer.

Es porque ayer los organismos sanitarios de Argentina y China aprobaron los protocolos para comercializar carne vacuna, incluyendo enfriada y con hueso, como así también para carne ovina de la Patagonia.

“Este es un negocio nuevo para el país, que permite diversificar nuestra producción y que le agrega valor. Ahora Argentina empieza a jugar un partido muy importante”, afirmó Grimaldi, dueño de uno de los pocos frigoríficos argentinos que habitualmente exportan a China.

Y repasa algunos números para argumentar su opinión: “El año pasado China importó 114.000 toneladas de carne vacuna con hueso, casi el 70% proveniente de Uruguay, a los que debe sumarse más de 5.000 toneladas de carne enfriada, en su gran mayoría adquirida a Australia. Ahora nosotros vamos a poder tomar parte de ese mercado”, señala.

Hasta ahora la República Popular China había abierto su mercado a la carne vacuna congelada sin hueso, que el año pasado habían representado casi la mitad de las exportaciones del sector cárnico argentino. Entre enero y noviembre del año pasado ese país compró 86.500 toneladas de carne vacuna argentina, el triple del segundo mercado, Chile, que adquirió casi 26.000 toneladas en ese lapso.

Saldos exportables = cortes más baratos acá
El histórico acuerdo permitirá una mejora en los ingresos de las empresas de la industria cárnica local. “Los cortes enfriados de alta calidad se pagan unos US$ 8.000 dólares y los cortes que nosotros exportamos actualmente están entre US$ 4.000 y 4.500. Además, nos permitirá exportar cortes que ellos demandan mucho como el T-Bone (costeleta entera), abriendo a la empresa un abanico de producción”, explica.

“Muchos hoteles y restaurantes están demandando este tipo de productos (con hueso)”, le dijo ayer a el diario El Cronista el consejero económico y comercial chino en Buenos Aires, Zhai Chengyu.

Pero Grimaldi subraya otro beneficio de este acuerdo: impactará en una faena de novillos más pesados, lo cual generará saldos exportables en cortes, como por ejemplo las pulpas para hacer milanesas, “que implicarían incluso que el precio de esos cortes tendiera a la baja en el país”, asegura.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*